Arquitectura y energía

Algunas pinceladas históricas sobre la construcción prefabricada

Lo que buscaba, nuestro admirado genio,  era la reducción  de tiempo, costes de mano de obra y materiales, ofreciendo las ventajas inherentes a la industrialización…y una alternativa fresca a las casas prefabricadas en el mercado.

Por Juan C. Sánchez González

Dice un refrán que “la cabra tira al monte” y en ese sentido no podemos evitar la tentación recurrente, de referirnos a los temas relacionados con la prefabricación y/o la industrialización en la construcción, y en la arquitectura como medio para concretar proyectos que utilicen esta vertiente tecnológica. Hoy compartiremos algunas – solamente algunas- pinceladas históricas sobre al asunto en cuestión y animamos al lector, experto o al profano, a que profundice por su cuenta en los datos, conceptos y referencias que hoy compartiremos.

El mundo anglosajón

Sobre la prefabricación en la construcción, y específicamente en la arquitectura, podemos encontrar interesantes referencias históricas en la cultura constructiva de países como Inglaterra, Australia y Estados Unidos de América. Nos gustaría poder referirnos en algún momento - y en algún artículo- a la relación cultural e incluso climática y geográfica, que pudiera existir entre este tipo de construcción y estos países.   

Una de esas primeras referencias que nos encontramos, es la Portable Colonial Cottage de Herbert Manning de 1833, fabricada en Gran Bretaña y siendo la madera, en todos los casos, el material predominante (Ver: https://www.jstor.org/stable/988810?seq=1). Coincidiendo con esas mismas fechas, en Estados Unidos se desarrollaba el muy conocido sistema del Balloon Frame (Ver: https://www.britannica.com/technology/balloon-framing), atribuido por unos a Agustine Taylor en Chicago y por otros autores a George W. Snow. Sistemas como el Balloon Frame y los sistemas de chapa ondulada, que permitían, ambos, un considerable nivel de prefabricación, fueron claramente determinantes en la construcción de las viviendas que poblaron el oeste americano, para dar respuesta a la necesidad habitacional producida por la fiebre del oro en la segunda mitad del siglo XIX. Estos sistemas también contribuyeron al asentamiento de los colonizadores que llegaron a tierras australianas y sudafricanas.

Ya para el siglo XX, las casas prefabricadas con las tecnologías mencionadas, pasaron a ser productos de catálogo de firmas como la Sears o Roedbuck and Co. (Ver: https://en.wikipedia.org/wiki/Sears_Modern_Homes), que con modelos con sistemas como el Balloon Frame llegó a comercializar hasta 100.000 viviendas en las primeras cuatro décadas del siglo XX a un coste por unidad que oscilaba entre los 650 y los 2.500 dólares americanos.

…Y hasta Frank Lloyd Wright

En nuestro breve recorrido histórico, con saltos cronológico premeditados, nos aparece el nombre de uno de los arquitectos más influyentes de la historia contemporánea: Frank Lloyd Wright (FLW).

Entre la primera y segunda década de ese siglo XX, el gran FLW diseñó un tipo diferente de viviendas, denominadas American System-Built Houses, con un espíritu más de diseño personalizado que de producción de prototipos o modelos de repetición de catálogo.

Conservando la técnica de la industrialización de los elementos, eso desde luego, FLW planteaba casas que aprovecharan este potencial de la producción en fábrica pero dotando a cada modelo de identidad propia a través del diseño. Esto lo planteó mediante una sociedad con la Richard Company de Milwaukee. La propuesta consistía en reducir el tiempo de construcción mediante la producción sistematizada, metiendo en cadena de montaje componentes como los bastidores de madera, los elementos estructurales, los cerramientos verticales y horizontales, las molduras y revestimientos y las carpinterías. Lo que buscaba, nuestro admirado genio, era la reducción de tiempo, costes de mano de obra y materiales, ofreciendo las ventajas inherentes a la industrialización…y una alternativa fresca a las casas prefabricadas en el mercado.

Con este proyecto de las American System-Built Houses, el maestro hacía coexistir dos aspectos aparentemente contradictorios hasta ese momento: 1) la optimización de la construcción mediante los procesos de industrialización y la producción en serie y 2) un diseño individualizado para cada proyecto.

Nos gustaría seguir con el tema…Lo intentaremos. Hasta la próxima.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes